Please turn your phone to vertical position
to visualize correctly the website.

El mundo artístico de Anna Hoyle

La artista australiana comparte sus influencias, inspiraciones y sueños.

Words by Raquel Fernández Sobrín

Artículo
18 de noviembre, 2020

– ¿Cuál es la primera obra de arte que recuerda haber visto?

No estoy segura, pero creo que fue una impresión de un dibujo de Modigliani que estaba en el dormitorio de mis padres.

 

– ¿Y la que nunca olvidará?

Creo que esa misma… Era un dibujo fantasmal de líneas puras con ojos almendrados vacíos. ¡Me daba mucho miedo!

– ¿Cuál es su obra favorita de otro artista?

Siempre es complicado elegir… Los Pukamani Poles de los aborígenes australianos de las islas Tiwi siempre me dejan sin aliento.

 

– ¿Los ha visto? ¿Cómo le hicieron sentir?

Sí, algunos, en galerías. Te sobrecogen las formas, las marcas y los estampados.

 

– ¿Qué obra de arte en cualquier medio cambió su vida?

Seguramente un cuadro de Picasso cuando era una niña. Sentí que había encontrado a un amigo, con esas líneas distorsionadas y alegres.

 

– ¿Prefiere el arte clásico o el contemporáneo?

Contemporáneo, aunque siempre he adorado cualquier forma de arte medieval o no occidental. También me encantan Turner y Vuillard.

 

– ¿Cuáles son sus artistas favoritos?

Wim Delvoye, Ken Lum, Ellsworth Kelly, Brook Andrew, Stephen Bush, Genieve Figgis, Hervé Morvan, Sarah Sze, Yinka Shonibare… seguro que me dejo alguno.

 

– ¿Ha influido alguno de ellos particularmente en su carrera?

Todos. Durante mi infancia, el trabajo de Paul Klee y Joan Miró. ¡El trazo puede jugar! También una exposición brillante de la Haywood en Londres en los 90, ‘Outsider Art’ con trabajos de la Prinzhorn Collection.

 

– ¿Hay algún tema en la obra de otro artista que haya perseguido con la suya propia?

Siempre me ha encantado usar texto, aunque me ha llevado un tiempo darle forma a mi trabajo para que texto e imagen jueguen juntos.

– ¿Algún artista que considere sobrevalorado?

Demasiados, pero no quiero dar nombres sin argumentar a fondo. Los nombres pueden estar ligados a conexiones, dinero o financiación que no conocemos. Al final lo que importa es si el trabajo es bueno o no.

 

 

– Si tuviese un presupuesto ilimitado, ¿qué obra de arte adquiriría sin dudar?

Si tuviese un presupuesto ilimitado compraría todos los campos de golf de Trump y los reforestaría para devolverlos a su estado indígena y hábitat salvaje. También una serigrafía de Brook Andrew. Me encantaría crear una buena colección de grabados.

Descubre más sobre Anna Hoyle aquí. 

BACK TO FEED
Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts