Please turn your phone to vertical position
to visualize correctly the website.

Metro Pictures

Recuento de algunas cosas que sucedieron entre las paredes de una de las galerías de arte más innovadoras de Nueva York.

Words by Raquel Fernández Sobrín

Artículo
11 de marzo, 2021

La admiración es un arma de doble filo porque, aunque lleva implícito el respeto, puede impedir ver con claridad en determinadas ocasiones. Por ejemplo: que Janelle Reiring, cofundadora de la galería de arte neoyorkina Metro Pictures, diga que para ella y su socia “ya es hora de irse” es algo complicado de digerir y difícil de asumir para quien las venera. Aunque hayan pasado más de 40 años desde que la inauguraron.

 

METRO PICTURES Invitacion inauguración 1981 Suit Magazine

Corría el otoño de 1980 y Reiring y su socia, Helene Weiner, abrían la puerta de algo más que la primera sede de su galería (la que echará el cierre definitivo a finales de este año es la tercera). Su selección de doce artistas -entre los que se encontraban Cindy Sherman, Robert Longo, Laurie Simmons y Richard Prince-, darían forma a lo que más tarde se llamó Pictures generation, porque su estilo pasaba por utilizar imágenes de medios de comunicación de masas o fotografía publicitaria para expresar sus ideas. Sus obras, que flirteaban con la apropiación, funcionaron porque eran reconocibles, y el hecho de que lo fueran las colocaba en un lugar muy cercano al público.

 

La conexión del fruto de sus trabajos con quien lo observa ocurre con tanta facilidad que puede parecer que dar con los artistas, agruparlos, elegir sus obras y ayudarles a construir sus carreras en paralelo también fue sencillo. Pero en todo producto de creación humana hay cosas que no vemos. Por no hablar de la dificultad de seguir descubriendo nuevos perfiles para añadir a su porfolio. A aquellos doce pioneros se unieron más tarde Louise Lawler, Mike Kelley, Jim Shaw, René Daniëls y Latifa Echakhch. “Lo que consiguió Metro Pictures podría considerarse un punto de inflexión equivalente a lo que Ileana Sonnabend y Leo Castelli consiguieron”, aseguró en una entrevista al New York Times Douglas Eklund, curador de la exposición que el Metropolitan Museum of Art dedicó a la galería en 2009. Para los no iniciados, el matrimonio Sonnabend-Castelli descubrió a Andy Warhol, Mark Rothko y Willem de Kooning entre otros.

 

 

Untitled Cindy Sherman 1981

Desde aquella tarde de noviembre hasta hoy la industria del arte ha cambiado tanto como todo lo demás. Para empezar, ha pasado de ser minúscula a colosal, y de tener su epicentro en Manhattan a funcionar con un sistema de ferias imprescindibles que cada año dan un par de vueltas a la tierra. Ha cambiado tanto que si en este momento si buscas “Metro Pictures” en internet te llueven sugerencias sobre posibles poses en el subterráneo para Instagram.

 

La decisión de bajar el telón no ha sido económica ni sentimental. Weiner y Reiring ni siquiera están cansadas. Solo han vuelto a utilizar su visión para darse cuenta de que hay que dejar paso a otras miradas. Que se ha acabado una etapa y toca pensar qué hacer con la siguiente. Manejar bien los tiempos de la vida es otro tipo de arte, pero arte al fin y al cabo.

 

Men in Cities installation Robert Longo Suit Magazine

Fotos: Invitación, ‘Untitled’ de Cindy Sherman e instalación de Robert Longo. Todas pertenecen a la primera exposición de Metro Pictures en 1980. 

BACK TO FEED
Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts Related Posts